De cabinas y glosarios

Inicio » Posts tagged 'retos'

Tag Archives: retos

Anuncios

La voz de Caddy Adzuba

Hace poco me propusieron el encargo que hasta ahora ha supuesto el mayor reto de mi carrera, tanto en lo profesional como en lo personal: interpretar una ponencia con rueda de prensa posterior de Caddy Adzuba. No todos los días se tiene la oportunidad de ser la voz en castellano de la ganadora del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia pocos días después de haberse anunciado el galardón, ni se tiene el privilegio de poder interpretar a una persona que viene defendiendo con uñas y dientes unos principios y valores que tengo en la más alta estima y que, por mi condición de mujer y mi empatía con el sexo femenino, me son muy cercanos. Se puede imaginar la tensión interior que viví los días previos al encuentro, así como la mezcla de sentimientos encontrados que se me amontonaban.

Si a esto se le une la profunda preparación psicológica a la que debí someterme, tema sobre el que ya he escrito anteriormente y que, en el caso del intérprete autónomo, considero un requisito altamente infravalorado, imaginareis que llegara al sitio de la interpretación hecha un flan.

El formato de la interpretación era el de una videoconferencia, por lo que había que estar especialmente atentos a que el aspecto técnico funcionara de maravilla y rezar para que las telecomunicaciones congoleñas cumplieran debidamente su cometido. Una vez superados los pequeños inconvenientes de ruidos de fondo y llamadas que se cortan me encontré con una Caddy sonriente y muy contenta, aunque con el mismo mensaje tajante que ha venido proclamando a los cuatro vientos durante toda su carrera.

Y es que, ante personajes de tal porte, hay que ser muy prudente para no acabar provocando un conflicto diplomático. El mínimo desliz, detalle magnificado o suavizado o una frase algo ambigua podrían dar al traste con todo el esfuerzo anterior.

Caddy Adzuba

Nadie diría que tras esa sonrisa se esconde una fiera en la defensa de los derechos de mujeres y niñas

 

Y claro, los medios no se cortaban, ¿eh? Que si piensas que el gobierno de tu país se está encargando de perpetuar el conflicto, que si crees que España pueda estar proporcionando una ayuda valiosa o, por el contrario, lucrándose con la existencia del conflicto, que si el papel de las ONG españolas es el adecuado y ayudan a la reinserción de los niños-soldado en la sociedad… A preguntas más directas respuestas más claras y contundentes (y más sudores fríos por mi parte).

Caddy hizo alarde, una vez más, de valor contándonos sin tapujos cómo transcurre su día a día en radio Okapi y en qué condiciones lleva a cabo su trabajo (desde visitar a mujeres que han sido violadas y torturadas por los rebeldes y quieren proporcionar su testimonio hasta las ocasiones en que se ha dejado secuestrar por el bando enemigo, en medio del bosque, para averiguar quién le estaba proporcionando las armas) y nos explicó cómo se puede vivir bajo amenaza de muerte haciendo frente a los miedos.

No dejó de agradecer a toda la sociedad española por las muestras de apoyo que había recibido y al Comité del Príncipe de Asturias porque el galardón servirá para dar más visibilidad y un nuevo impulso a su causa.

En lo personal, me llevo el honor de haber podido ser, aunque sea por unas horas, la voz de una persona que ha sabido ganarse mi mayor admiración a lo largo de mucho tiempo y que, al igual que yo, tiene algunos problemillas con las palabras suaves.

En lo profesional, considero que he superado otro de los grandes retos que desde siempre me había infundido mucho respeto: interpretar a una persona a la que admiro con la máxima fidelidad, estando a la altura de su figura a pesar de los inconvenientes técnicos.

Y para el recuerdo queda…

 

 

Anuncios

Al fin renovada

Ya hacía bastante tiempo que no publicaba y, la verdad, no ha sido por falta de ganas.

Tanto el estilo como el nombre del blog anterior no me convencían en absoluto, pero, como suele ocurrir con todo lo que se hace con prisas, lo fui dejando pasar hasta que ya no conseguí identificarme más con él.

Este nuevo diseño y su contenido son el fruto del trabajo de la misma persona, pero con objetivos y perspectivas diferentes. Un blog que me representa más, que muestra más al mundo qué es lo que siento y cómo me siento dentro de mi realidad profesional.

He decidido relanzarlo al comenzar el nuevo año: necesitaba unas buenas vacaciones para poder ver claro qué es lo que quiero y cuáles son mis metas. Este 2013 se presenta cargado de novedades, muchas incertidumbres y, con certeza, muchos aprendizajes.

Me encuentro envuelta en pleno proceso de preinscripción para las pruebas de intérpretes de la ONU y para las pruebas de selección de intérpretes freelance del SCIC, de las que escribiré desenlaces e impresiones durante los próximos meses. Al acabar el 2012 me vi obligada a dejar a la mayoría de mis clientes (sin contar a los que ya me habían dejado) por motivos éticos, financieros y de índole diversa, por lo que me encuentro ante un futuro que se presenta absolutamente en blanco, volviendo a nacer como profesional sin olvidar lo aprendido y con mucha vitalidad para poner en pie los múltiples proyectos que se avecinan.

No faltan por delante retos: las ya mencionadas pruebas, la búsqueda incesante de nuevos colaboradores/clientes, cursos, seminarios y encuentros profesionales y, sin querer adelantar planes que aún están en mi cabeza, la posibilidad de una mudanza geográfica a gran escala (puede que por tierras cercanas al meridiano de Greenwich).

Todo esto y mucho más en las próximas entradas.

Feliz año nuevo a todos (aunque con retraso, pero nunca viene mal)

Cuando la oportunidad llama a tu puerta

Nunca me ha gustado que me regalen nada (en sentido estrictamente profesional), pues me he imaginado a mi misma labrándome una carrera de éxito basada en el trabajo y el esfuerzo (algo así como el sueño americano made in Sevilla). Creo firmemente que los regalos o las oportunidades que caen del cielo nos aportan grandes alegrías, pero estas son infinitamente mayores cuando proceden de un gran esfuerzo fruto de un largo periodo de planificación, que trae como consecuencia la realización de “sueños” profesionales.

 
El problema es que, en los tiempos que corren, conseguir una oportunidad era es algo menos que imposible. Me he quejado una y mil veces, no de que no haya trabajo, sino de que nadie me ofreciera una oportunidad. Nos encontramos ante la misma historia de siempre: para acceder a un buen puesto de trabajo debes poder demostrar experiencia, para poder demostrar experiencia es necesario haber trabajado. Así, se produce un círculo vicioso del que los job seekers noveles tienen grandes problemas en salir.

 
En ese estado de jubilada amargada me encontraba yo, dándole vueltas a mis perspectivas laborales en un futuro cercano (e incierto), cuando un alma caritativa (de entre las pocas que pueden contarse hoy en día) decidió darme un voto de confianza y ofrecerme mi primera oportunidad de demostrar al mundo mi valía profesional. No es una oportunidad laboral, es una oportunidad de autorealización profesional, lo que supone todo un reto. Pero, ¿qué es la vida sin desafíos?

 

Así que durante las próximas semanas me meteré en una cabina a interpretar unos talleres medioambientales organizados por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (más conocido como FEDER), junto a profesionales de AIIC con más años de experiencia a sus espaldas de los que yo pueda imaginar.

Es todo un reto, sí; pero me encantan los retos. Lo único que quería era una oportunidad y esta, de una forma o de otra, ha llegado. No es que no esté contenta, pero no puedo menos que estar acojonada acongojada al pensar en quiénes serán mis collegas durante las jornadas. Y, como todo reto, puede suponer un fracaso estrepitoso en mi carrera y mi suicidio profesional, aunque yo prefiero verlo como la posibilidad de dar un gran impulso a mi vida laboral.

¿Que cómo lo he conseguido? Pues siguiendo el método tradicional de mi madre para conseguir trabajo/hacerte escuchar: mucha humildad y ser cansina hasta matarlos de aburrimiento. A mi me ha funcionado, después de más de 1 año persiguiendo a profesionales y posibles clientes, cuando ya había perdido la esperanza de poder meter la cabeza en el “mundillo”.

Creo que si yo he podido cualquiera puede (siempre que sea constante y no se dé por vencido ante la avalancha de noes que va a recibir). Con humildad y paciencia (y siendo conscientes de nuestras limitaciones) se pueden conseguir grandes cosas.
Ahora a mantener el tipo y a mostrarse a la altura 🙂

 

PD: Lo que normalmente dice mi madre es: “Hay dos tipos de personas: las que consiguen las cosas porque son los mejores y las que las consiguen por cansinos. Si no eres la mejor, por lo menos sé la más insistente. Al final, aunque solo sea para que dejes de dar la lata, más de uno te dará una oportunidad”. No es que tenga mucha base científica, pero a mi me ha funcionado