De cabinas y glosarios

Inicio » Posts tagged 'cabina'

Tag Archives: cabina

Anuncios

Sed, cristal y nuevos peligros en cabina

No, no voy a iniciar una nueva saga de “cuentos de terror en cabina”, aunque bien pensado, haciendo una recopilación de accidentes inusuales que le pueden ocurrir a un intérprete mientras está en acción bien podría escribir un compendio de tragedias.

Interpretar da sed, esto no es nada nuevo y no suele ser infrecuente que el intérprete agote el contenido de su botella de agua durante una interpretación (o directamente se olvide esta última en casa, como suele ser el caso de servidora la mayor parte de las veces) y tenga que salir corriendo a la desesperada a buscar a alguien del catering o de organización que pueda traerle un poco de agua.

Hasta hace no mucho no era de extrañar que el camarero/organizador/responsable del catering en cuestión apareciera sonriente con un par de botellitas de agua para los intérpretes, pero se ve que últimamente ha habido grandes cambios en las modas de los envases de agua en los congresos, con miras a proteger el medio ambiente imagino, y se utilizan cada vez más botellas de cristal (monísimas todas, por cierto) que aparecen en cabina así de la nada, como champiñones después de un día de lluvia, aguardando la llegada del intérprete para darle la bienvenida con gesto inocente.

Y ojo, que no digo que esté mal intentar proteger al medio ambiente utilizando envases reciclables, pero creo que en el ajetreo que supone la organización de un congreso muchas veces no se tiene en cuenta el riesgo de introducir botellas de cristal en cabinas donde hay equipos electrónicos, cables, intérpretes histéricos y otros elementos peligrosos.

En ocasiones, después de abrir las botellas previamente para que el intérprete no tenga que montar un escándalo mientras su compañero está interpretando, alguien muy amable se ha tomado la molestia de volver a dejar la chapita de la botella en su sitio, a modo de cierre, como avisando “ojo, líquido, cuidado que puede derramarse”, pero muchas otras la botella aparece simplemente allí, abierta, esperando a ser servida para apagar la sed de los concabinos.

20141203_105846

El arma homicida acechando al intérprete a su llegada a cabina con gesto inocente

Y yo me pregunto: ¿hasta ahora nunca se ha producido ningún incidente? Porque estamos provocando la más fiera reacción de Murphy para que todo el peso de su ley recaiga sobre nosotros. Papeles, ordenadores/tablets, consolas de interpretación… la lista de objetos que pueden irse al garete con un simple manotazo descuidado es interminable, por no hablar del suelo; si se trata de una superficie sin moqueta la cabina puede acabar como Nueva Orleans después de que pasara el Katrina.

Si algún organizador de congresos me está leyendo le recomendaría que tuviera esto en cuenta, al fin y al cabo dos botellitas de plástico no hacen tanto daño al medio ambiente y la que suscribe se compromete personalmente a reciclar la suya acabado el evento. Por si acaso a mis colegas, no seáis como yo y dedicad 5 minutos antes de salir de casa a rellenar alguna botella de plástico o comprad una antes de entrar en cabina, no vaya a ser que un día de estos aparezcamos en los titulares de los periódicos: “intérprete electrocutado por dejar caer botella de cristal en cabina”

Anuncios

La interpretación simultánea sin cabina

Que estamos en época de recortes no es ninguna novedad a estas alturas y el hecho de que también se recorte en gastos de interpretación puede no parecer sorprendente. Quien lleva ya bastantes años en el oficio habrá notado el “bajón” que han dado las reuniones multilingües de un tiempo a esta parte, por no mencionar la reducción de combinaciones que venimos sufriendo en las reuniones internacionales.

Lo que realmente sorprende, o al menos me sorprende a mí, que no llevo mucho en el negocio, es la imaginación que echan algunos a la hora de recortar. Y es que, puestos a recortar, hoy en día se recorta hasta en cabinas. Sí, sí, que se interpreta sin cabinas, vamos.

La primera vez que me lo dijeron se me quedó la boca cual buzón de correos durante unos 15 minutos; ya había oído hablar de cabinas con sistemas caseros de ventilación (a.k.a agujero en el techo) o incluso de cabinas sin puertas (a estas alturas mejor no sorprendernos), pero este fin de semana he tenido la oportunidad de comprobarlo en mis propias carnes y, la verdad, creo que la experiencia no ha sido del todo desastrosa.

La alternativa que se ofrece a los intérpretes en lugar de la cabina es interpretar en una “tranquila” sala contigua mediante sistema de circuito cerrado de televisión. Y digo “tranquila” porque igual que te pueden dar un despacho enorme y te sientes allí a tus anchas interpretando bien te puede tocar montar el “tinglao” en el escobero o en la sala de fotocopias, como fue el caso de servidora.

El sistema en cuestión es bien sencillo: en esta sala aparte se montan en una mesa dos monitores, uno conectado a una cámara que está grabando lo que ocurre en la sala de la reunión y el otro conectado al ordenador del ponente, por si hace uso de power point o programas similares. Es lo que viene a ser una “interpretación simultánea remoto-presencial”.

El porqué de esta nueva forma de interpretación simultánea me lo explicó muy amablemente el técnico de sonido que se encontraba allí; por lo visto (y esto es algo que, aunque parezca obvio, no se me había pasado por la cabeza) la parte más cara del equipo de sonido es, con diferencia, la cabina y si el cliente dispone de salas donde poder ubicar el resto del equipo y a los intérpretes, a menudo prefiere ahorrarse el coste del montaje de la susodicha.

El sistema, como todo método alternativo a otro por largo tiempo establecido y cuya eficacia está más que comprobada, tiene sus detractores (de hecho ya me han empezado a llegar bastantes críticas por parte de algunos colegas), pero imagino yo que algún que otro partidario tendrá. A mí, particularmente, ni me gusta ni me termina de disgustar, si bien es cierto que, de llevarse a cabo en una situación ideal (véase por ideal que el tamaño de la sala sea el adecuado y el nivel de ruido nulo, que todos los equipos funcionen a la perfección, etc.) podría ser un concepto bastante interesante de desarrollar, que ayude a potenciar la idea de “invisibilidad” del intérprete y de paso ayudar a los que, como yo, todavía nos sentimos intimidados al ver a 40 espaldas sentadas delante de nosotros esperando cualquier mínimo incidente para girarse. Por otra parte, algunos colegas han comentado que da la sensación de que se relega a los intérpretes al papel de meros utensilios de limpieza (por aquello de interpretar en el cuarto de las escobas) y que, si hay algún problema técnico siempre es más complicado de resolver, al no encontrarnos en la misma sala que los ponentes.

Hay quien dice que esta forma de interpretación acabará por sustituir totalmente a la cabina, aunque yo no lo veo y, de ser así, será en un futuro bastante remoto. Aunque bueno, si acaban perfeccionándola de forma que podamos interpretar desde casa en pijama, lo mismo no es tan mala idea al final. ¿Qué pensáis los demás al respecto? ¿Habéis interpretado así alguna vez? ¿Os atrae la idea de la interpretación en pijama?