De cabinas y glosarios

Inicio » Interpretación » Días de cine

Días de cine

cartel-seff14_optimizadowebNo, no voy a hacer una comparación con la película española de título similar ni quiero crear una tertulia a lo cine de barrio sobre el panorama cinematográfico español.

Si vamos a hablar de cine lo propio sería debatir acerca de festivales, alfombras rojas y fotos de famosos, pero esto es un blog sobre interpretación y prefiero centrarme en el trabajo de los intérpretes. Ojo, que no los de la gran pantalla, sino los que están detrás de la pequeña, acristalada, a veces, con suerte, insonorizada, pantalla al fondo de la sala. Sí, la de los micrófonos. Y me diréis, ¿qué tiene que ver esto con el cine?

Bueno, pues desde que este se ha convertido en un negocio global y servicio de ocio masivo en todo el mundo, mucho. La producción audiovisual mueve muchos recursos en todos los ámbitos y emplea a millones de trabajadores a escala mundial. Con motivo del Festival de Cine Europeo de Sevilla, que acaba de cerrar su XI edición, se han ido sucediendo oleadas de eventos mediáticos, la mayoría de ellos interpretados para el gran público, que bien merecen una reflexión. Y es que, en tanto que negocio global, los sectores relacionados con la producción audiovisual y su industria han ido desarrollando una idiosincrasia particular.

Para empezar, no es extraño que la mayoría de trabajadores de este sector domine o pueda llegar a defenderse en una o varias lenguas extranjeras, fruto de rodajes y coproducciones en el extranjero, por lo que lo común es que “entre ellos se entiendan”. Este fenómeno no debiera sorprender al intérprete, normalmente acostumbrado a ser el que menos sabe en la mayoría de las situaciones en las que interpreta, ya que no es poco común en la mayoría de las profesiones, convirtiendo cualquier congreso en una acalorada batalla por ver qué bando conoce más términos en Spanglish que el otro. Lo peculiar viene cuando esta presunción de “comprensión” se traslada a los asistentes, en ocasiones, cierto es, lo bastante frikis como para seguir la conversación sin perder un ápice de lo que se dice, ya que suelen estar igualmente enterados de lo que ocurre en el mundillo. ¿Pero qué ocurre con el gran público? ¿Y los medios de comunicación? Bueno, esos siguen la conferencia a través del intérprete.

De esta forma, se llega a un punto en una mesa redonda en la que uno no sabe si está tratando o no con tertulianos de televisión, donde los turnos de palabra se pisan y se salen por peteneras cuando la situación “así lo indica” (al fin y al cabo entre ellos se entienden). En circunstancias así los powerpoints y las notas de apoyo quedan totalmente barridos del mapa, por lo que al intérprete no le queda más que improvisar (y a los que crean rezar mucho).

Entre el fragor de los flashes y los miles de besos y abrazos se hace imposible secuestrar a un ponente unos segundos para que te deje echarle un vistazo a su chuleta. ¿Qué hacer entonces en estos casos?

Los congresos en materia audiovisual son de muy reciente aparición por lo que la mayoría de los expertos rara vez ha trabajado anteriormente con intérpretes, máxime teniendo en cuenta que suelen hablar bien otros idiomas, por lo que llegar y apabullarlo con que es necesario que mande toda la documentación cuando está estrechándole la mano a unos y a otros puede que no sea la estrategia más eficaz. A veces, una breve charla durante la pausa-café puede servir de mucho más. El buen cliente es el como el buen cocido, mejor cocinado a fuego lento (o, en su caso, educado paso a paso).

Pero como con esto no basta, hará falta mucha paciencia, nervios de acero, bastantes horas de preparación y contar con mucho tiempo para llegar al lugar del encuentro a prepararlo todo, un look mono para pisar la alfombra roja con elegancia y la más grande de las sonrisas (que después los hay que dicen que los intérpretes siempre salimos al fondo con cara de enfado en las fotos).

No puedo imaginar cómo debe ser la vida de artista.

PD: puede parecer que me escondo, pero lo prometo,  nunca encuentro al chico de las fotos para que me pase materiales, deberá asustarse cuando vea mis expresiones agónicas detrás del micro. Quedan para la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Localización y contacto

955095642

Sígueme en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: