De cabinas y glosarios

Inicio » 2012 » mayo

Monthly Archives: mayo 2012

Anuncios

La enfermedad del traductor

Será porque vivo en un país tropical (con enfermedades tropicales de todo tipo) o porque mi cuerpo europeo con ansias de verano se niega a creer que esté llegando el invierno. Será porque mi organismo no se acostumbra a subidas y descensos de temperatura de más de 20 grados en un mismo día. Será, tal vez, porque la semana pasada ( y la anterior, y creo que la anterior también) he estado sometida a unos niveles de estrés dignas de preparación de cumbres  de altos dignatarios u otros eventos importantes.

 
Sea como fuere esta semana he tenido que enfrentarme a una de las fases por las que todo trabajador autónomo (en realidad todas las personas del mundo, a menos que vivan en un búnker; aunque voy a centrarme básicamente en los autónomos) debe enfrentarse en su vida y, alguna vez, tenía que ser mi primera: La primera enfermedad con su consecuente baja laboral (si es que eso existe en la jerga de los autónomos)
Nunca podría haber imaginado que esa situación me causaría tal dilema y desasosiego como el que he pasado durante los dos últimos días y aún sabiendo que tengo un don especial para este tipo de cosas, me negaba a creer que Murphy y su ley me la jugarían en esta ocasión.

 
Y me gustaría saber (mucho) qué hace un traductor normal y corriente en estos casos.
Porque claro, el traductor asentado y con años de experiencia me dirá “Yo les envío un email a mis clientes (cámbiese email por llamada telefónica u otro medio de contacto preferido) y les digo que estoy enfermo y que su encargo va a tener que esperar un poco”. Los que como yo llevan poco tiempo en esto y están consiguiendo trabajo a trancas y barrancas dirán: “Chica, no es pa tanto, un ibuprofeno, una botella de agua grande y a seguir traduciendo”.
Lo cierto y verdad es que con 38 de fiebre y 42 grados en la calle, pensar, lo que se dice pensar, no se piensa demasiado bien y uno ve la cama con las ansias con las que un caníbal observa a un niñito rechoncho comiéndose un bocata de chorizo.

 
A punto de acabar un gran proyecto, con un cliente que te está probando por primera vez, ¿qué se hace?. Si intento dormir para rebajar la fiebre no conseguiré conciliar el sueño, si me pongo a trabajar dudo mucho que consiga entender lo que estoy traduciendo.

Al final opto por la opción mixta, dejar la medicina actuar, tomar una ducha bien fría y en el momento en el que el cuerpo espabile un poquito darle un buen empujón al encargo. Sin embargo, no creo que los demás lo consideren recomendable, especialmente porque las enfermedades no son algo que va y viene en un día y si no se tratan bien en vez de una semana pueden pasar tres hasta conseguir la recuperación total.
¿Alguna sugerencia? Me gustaría saber, especialmente, cómo anunciar sutilmente al cliente que estás agonizando y que no eres capaz de poner un dedo en el teclado del ordenador.
Todas las opiniones serán bienvenidas.

Anuncios

Desvío de llamadas

Esta entrada no tiene mucho que ver con la traducción, pero como está basada en hechos reales me pareció interesante compartirla.

Hace un par de días mi madre me llamó porque una chica de una empresa de Londres estaba intentando contactar conmigo para una traducción urgente y mi móvil no estaba localizable. A ella no se le ocurrió decir que ya no vivía en aquella casa, por lo que los intentos por llamarme al teléfono fijo son vanos, como tampoco se le ocurrió darle mi usuario de skype o mi teléfono alternativo.La chica no me escribió y no he tenido noticias de ella (hecho que me da especial rabia porque quien me conoce sabe que paso más tiempo del aconsejable por los médicos frente al ordenador).

Por ello, basándome en la experiencia de una profesora y compañera intérprete decidí activar el desvío de llamadas de skype. Es un mecanismo muy simple y lo único que necesitáis es tener crédito en vuestra cuenta, ya que la llamada os la cobrarán a vosotros y no a quien os llame. De esta forma, si alguien con quien os comunicáis habitualmente por skype necesita urgentemente localizaros y no estáis online, solo con pulsar el icono de vuestro usuario os llamará al teléfono que hayáis predeterminado, sin ningún tipo de coste para él/ella.

Para activarlo tenéis que ir a tools>options>calls>call forwarding y activar la casilla que dice “forward my calls to:” seguido de vuestro número de teléfono.

Yo espero que me funcione y no tener que perder un buen encargo en un día que tengo libre solo porque mi móvil esté de huelga. Espero que a vosotros también, ya me contaréis.

Crónica de una traducción urgente

Sábado 3 pm: Llegamos a la barbacoa en casa de amigos

6 pm: (Después de algunas cervezas y mucha comida) Aviso en el móvil, email importante: Necesitamos urgentemente que traduzcas este documento para el lunes por la mañana, el cliente final no puede esperar, por favor, sabemos que es fin de semana y que tienes otras cosas que hacer, pero es muy importante que esté listo para el lunes…

PAUSA, reflexión, (texto sobre turismo gastronómico, voy a necesitar mucha inspiración y aún más creatividad), más cerveza, más reflexión; mejor me voy a casa.

8:30 pm: Llego a casa, ducha, café . – Cariño, esta noche la cena te toca a ti. Ah y tendrás que irte de juerga sin mi (ventaja de ser pareja de un cocinero)

9:00 pm: Primer vistazo al documento (un paseo por la cocina india y sus delicias), no parece complicado, los nombres de los platos están en punjabi y sánscrito así que tendré que inventar alguna forma de describirlos sin aburrir al personal y sin quitarle las ganas de comer. Especias, veamos… las conozco casi todas… “uhm especias…” huelo a comida… Sentarme en un restaurante indio para comer un buen plato de avial con arroz y un payasam con nueces de postre…

¡Concentración vuelve! Creo que voy a asaltar la despensa.

9:20 pm: Primer asalto a la cocina, parte de la despensa y el menjunje a medio hacer para la cena sufren las consecuencias, discusión marital:

– Pero, ¿quieres ponerte a trabajar ya?, mira que te quedas sin comer ¿eh?

– Está bien- digo sin mucha convicción mientras abro disimuladamente la puerta de la nevera.

9:30 pm: De nuevo frente al ordenador, hago repaso mental de mis adjetivos “jugoso, sabroso, aromático, delicioso…” Me faltan ideas para describir tales manjares, después de haber visto uno por uno todos  los platos y su composición cualquier intento de describirlos los dejaría a la altura de una tortilla a la francesa.

10:15 pm: – Cari, ¿puedo comer ya?

–  Anda venga, sírvete.

Y mira que el chiquillo cocina bien, pero es que mi cabeza ya anda dando vueltas por los alrededores de Uttar Pradesh, entre bebida de feni y vadai. Va a ser una noche larga

1:30 am: Las lentejas y la mostaza se me juntan ante los ojos en forma de puré viscoso y extrañamente aromático. No sé si me he quedado dormida, con más de 3 cafés en el cuerpo juraría que no, pero si quiero que alguien se coma esto algún día más me vale irme a la cama. Mañana tenemos comida en casa de los suegros y mi suegra cocina bien… tal vez consiga algún adjetivo inspirador inhalando los vapores de su arroz. Eso, que los indios son muy de arroz. Dios mío, estoy desvariando, mejor me tomo una manzanilla y mañana ya veremos.

Domingo 8 am: ¿Porqué, señor por qué? ¿Por qué tuviste que inventar los megáfonos y el camión del tapicero? ¿Esto es algún tipo de confabulación?¿O algún tipo de mensaje alentador del tipo: venga gordinflona, que a este paso el menú lo vas a dar pa Nochevieja?. Sea como fuere tengo unos turistas muertos de hambre que esperan mi traducción y con el recargo por urgencia que me va a comprar el armario nuevo para mi cuarto más me vale hacerlo bien.

12 pm: 2 cafés con sus respectivas 2 tostadas que le dan a la mente una inspiración casi divina y un paseíto infructuoso a casa de los suegros, donde cualquier intento de abrir el portátil entre niño y niño puede suponer la muerte inmediata de algún componente altamente valorado por mi persona. He optado por llevar la libreta para anotar adjetivos y algunas partes del documento impresas, por si acaso.

5 pm: Ni lista de adjetivos ni leches migás (como dice mi madre) esto es incomestible. Y como me tome un solo café más no respondo de mis actos, mejor me voy a casa, no vaya a ser que cometa suegricidio.

7 pm: Llego a casa, ducha, café… ¿café? no, mejor no. Esta situación me resulta vagamente familiar… ¿Estaré sufriendo un déjà vu?. Eso es mejor dejarlo para algunas horas después, cuando descubra que el día de hoy está siendo exactamente igual a lo acontecido ayer hasta la medianoche, con ligeras variaciones en la discusión marital al respecto de mis hábitos alimenticios cuando estoy traduciendo.

2 am: Repaso, repaso y más repaso. En principio está todo en su sitio (primer síntoma de que el cerebro necesita apagarse), incluidas las comas; esto no puede ser, he tenido que pasar algo por alto…

Lunes 6:30 am: Ajajá lo sabía, aquí están. 20 oraciones mal puntuadas, 5 adjetivos ambiguos (¿eran masculinos o femeninos?) y algunos platos que resultan más bien extraños al comer, por no decir dudosos, pero ¡qué leches! ¿Acaso la comida india no es exótica? Entonces, ¿por qué no dejar algunos platos con esa áurea de no sé muy bien qué es lo que me estoy comiendo pero suena extrañamente exótico y a fin de cuentas todos a mi alrededor están comiendo lo mismo?. Me estoy imaginando a mi padre en una de esas situaciones: “¿Esto qué es lo que es?”, preguntaría mirando al camarero. A nuestros turistas les va a encantar y se van a reír un montón.

12 pm: Traducción entregada, paseo reconfortante después de una noche con pocas horas de sueño. El texto ha quedado “comestible”. Vuelta a casa, he pasado por el supermercado, la panadera y la cajera me han mirado con cara extraña, el frutero también. El chico de la tienda de móviles me ha hablado muy despacito para que lo entendiera todo muy bien y mis vecinas han susurrado cuando me han visto pasar…

– Cariño, ¿a qué hora te has levantado? Tienes una cara de panda…

–  Sí, pero no será peor que la tuya cuando vengas desde la tienda cargando con mi armario nuevo. Ah y hoy te toca a ti preparar la comida (modo crueldad activado, con esas sonrisas de oreja a oreja que te hacen enseñar hasta las muelas del juicio)

Risas.

Si es que en el fondo no era para tanto. Una que se pone histérica a la primera de cambio y, al fin y al cabo, una vez al año no hace daño.

Estreno en facebook

Buenas a todos:

Una breve entrada para comunicar que, por fin, Traducciones Palacios se estrena en facebook. Una nueva etapa, como todas, llena de ilusión. Para los que estéis interesados podéis acceder a la página a través del icono de facebook en la barra lateral derecha o en el siguiente enlace: http://www.facebook.com/TraduccionesPalacios

Ahora solo espero no quedarme sin ideas para escribir.

Saludos cargados de buenos pensamientos.