De cabinas y glosarios

Inicio » 2012 » marzo

Monthly Archives: marzo 2012

Anuncios

Sobre la especialización del traductor o cómo especializarse por accidente

El otro día iba por la calle pensando en la obsesión que parece haber entre la comunidad traductora (especialmente las agencias) por la especialización en alguna materia concreta y me irrité bastante pensando en cómo se puede malgastar tanta energía en tan solemne idiotez (Me perdonen los que discrepen, que imagino serán bastantes, pero esa es, haciendo un conciso resumen, mi opinión al respecto)

Como digo siempre en todas mis entradas, mi ejemplo no es extrapolable y cada traductor es un mundo, pero no dejo de pensar que si a mí la especialización me llegó por accidente ¿Cuántos traductores habrá por ahí que se encuentren en mi misma situación, especializados en algún tema que les sirve para bien poco solo por azares del destino?

En la carrera siempre se me daban bien los temas jurídicos y los económicos y me esforcé al máximo por aprender todo cuanto pudiera de ellos. Más tarde mi hermana y algunos amigos de ciencias me acosaron para que les revisara redacciones de informes de química, física o botánica, temas que a mi parecer son interesantísimos y a los que decidí que me gustaría dedicarme profesionalmente. Pero la suerte quiso que otros temas se cruzaran en mi vida profesional y me desviaran del camino, entre ellos uno, que nunca hubiera pensado que me daría de comer y que parece que no quiere apartarse de mi vida: LA RELIGIÓN (Aquí es cuando algunos empezarán a hacer muecas de sorpresa y a otros les saldrá la sonrisilla) Sí, a mí, que me hubiera encantado meterme en una cabina a hablar sobre problemas con las balanzas de pago o incumplimientos de cláusulas de contratos me había tocado hablar de la concepción humana del Espíritu Santo.

Mis padres me educaron en una escuela religiosa, donde estudié hasta acabar la ESO. Después en Bachillerato me apasionó la historia del arte (incluido por supuesto el arte sacro) de la que me empapé hasta no poder absorber más. Más tarde, en el máster, tuve que hacer una tesina para la asignatura “Historia de la Traducción” y busqué un tema fácil porque realmente necesitaba todas las horas del día para practicar interpretación y no podía darme el lujo de perder el tiempo, por lo que hice un análisis sobre las diferentes traducciones de la Biblia (tema polémico que da mucho de qué hablar, pero bastante sencillo). Al acabar el máster tuve que enfrentarme a mi primera experiencia profesional en cabina en un congreso internacional sobre religión y teología (teología no es religión, aunque muchos no aprecien la diferencia). Fueron semanas y semanas leyendo a teólogos de diversas opiniones y buscando información como si vinieran a supervisar mi trabajo enviados del Vaticano.

Y después de eso ¿qué?

Pues nada, después de eso tengo 15 años de experiencia en temas religiosos y teológicos que quedan muy bien expuestos en mi curriculum, por lo que se podría decir que es mi área de especialización

¿Significa eso que no puedo, por ello, hacer una buena traducción/interpretación de un contrato mercantil o de un libro de texto sobre la formación de aldehídos?

Yo creo que no (aunque habría que preguntárselo a los clientes, por supuesto) y, sin embargo, no puedo ir con la cabeza alta a un cliente y decirle que son “mis áreas de especialización” porque profesionalmente solo haya tenido algunos encargos en la materia.

Sabemos de sobra que se nos prepara para adaptarnos a casi cualquier tipo de situación profesional y, evidentemente, hay temas que nos atraen más que otros (yo sé de sobra que me moriría de la pena traduciendo literaria y que no podría traducir, aunque quisiera, nada sobre temas de balística, gestión de datos biométricos o arquitectura)

Pero nadie nace sabiendo y se nos presupone suficientemente maduros para saber qué tipo de encargos podemos y debemos aceptar porque se adecúan a nuestra capacidad. Creo que de una forma o de otra deberíamos intentar cambiar esta concepción, aunque los traductores “especializados” piensen que no sea positivo e intentar hablar más en términos de “áreas de interés o comodidad”. Al menos así es como yo lo veo

Anuncios

Porqué Brasil no es el nuevo el Dorado para los intérpretes

  Se habla mucho últimamente de la falta de intérpretes de conferencias en Brasil ante los eventos que se avecinan (visita del Papa, JJ.OO.) y de cómo la demanda de este tipo de profesionales está creciendo a pasos agigantados en el país. Muchos recién licenciados y algunos intérpretes con algo de experiencia se están planteando ir para allá a probar suerte en los próximos meses y pese a las grandes expectativas creo que no está de más que dé una visión realista de cómo están realmente las cosas por allí, basándome en mi propia experiencia como medio emigrante.

No quiero parecer pesimista ni alarmista, pero sinceramente creo que la imagen que nos llega aquí de las necesidades profesionales en Brasil es excesivamente prometedora y está más que distorsionada. Hace 7 meses fui allí por primera vez para ver si era verdad lo que decían y la verdad es que me quedé sorprendida por el enorme grado de desarrollo que mostraba el país. Sin embargo, mi realidad laboral fue todo lo contrario a lo que podría haber imaginado.

Brasil ha sido hasta hace muy poco para Europa un país pobre, que merecía que miráramos hacia él con lástima y compasión (deuda externa desorbitada, niveles de corrupción impensables en Europa, violencia callejera digna de país en guerra, pobreza, el famoso “turismo sexual”, gran eufemismo de lo que no es ni más ni menos que prostitución infantil a costes mínimos para europeos con pocos escrúpulos y un largo etcétera). Incluso los hay que, desgraciadamente, todavía piensan así. Hace unos años comenzó el gran cambio, el “boom” del desarrollo que durante años se les había prometido y que muy pocos habían llegado a creer. Lula creó un sistema de ayudas sociales que permitió el acceso a la enseñanza universitaria de las clases más desfavorecidas y muchos estudiantes brasileños comenzaban a salir del país a estudiar idiomas. El licenciado medio brasileño de hoy en día no tiene nada que envidiarle a un europeo. Por supuesto, como en todos los sitios, hay universidades mejores y peores y por eso se habla de la necesidad de llevar, en ciertos sectores, a profesionales cualificados extranjeros.

Todo esto ocurre a nivel institucional, muy bien. ¿Pero qué hay del nivel social?

La sociedad brasileña se ha dado cuenta de que el cambio era posible y de que, por mucho que nosotros no queramos verlo, no nos necesitan. La discriminación y la humillación recibida por parte de los europeos y los estadounidenses todavía hace mella en muchos sectores de la población y el resentimiento hacia Europa es casi tan fuerte como podría ser hace 3 siglos. No solo contra los portugueses por el expolio al que sometieron a su país, también contra España por las políticas de extradición que ha llevado a cabo en los últimos años, contra la UE en general por hacer oídos sordos a sus súplicas y por las barreras aduaneras a sus productos y contra EE.UU porque les ha tratado de terroristas por defender su bien más preciado: el petróleo. Para el grueso de la sociedad solo existen dos tipos de personas: los brasileños y los gringos y es muy común escuchar por ahí “Yo no le daría trabajo a un gringo ni aunque me suplicara”.

En esa situación me encontré yo cuando llegué. Es cierto que cada persona es un mundo y que mi experiencia no es extrapolable a las vivencias de otros muchos españoles que se están abriendo camino con mayor o menor éxito en el mercado brasileño. Escogí Goiás, ciudad pequeña en medio de las montañas a cuatro horas al sur de Brasilia (nada comparable con la vida de una persona que viva en Rio o en São Paulo y, evidentemente, a un tiro de piedra de la capital, ya que en distancias brasileñas cuatro horas no es nada). Me fui allí porque tenía amigos y pareja y creí que por eso la adaptación sería más fácil. Nada más lejos de la realidad. Me encontré con enormes dificultades para comunicarme, de los tres currículos que dejé el primer mes en mano, en dos de ellos me miraron con desprecio y en el tercero recibí una amable sonrisa y un “ya te llamaremos” (de eso no me puedo quejar, me llamaron meses más tarde ofreciéndome un trabajo con un sueldo miserable, pero al menos me llamaron). Una amiga Doctora en historia me dijo: “He participado en muchos congresos y te aseguro que los organizadores antes pagarían el doble para que alguien de aquí haga una inversa mediocre que contratar a una gringa para que les haga una interpretación maravillosa”. Otros me han hecho comentarios del tipo: “Podrás casarte, podrás tener hijos y vivir toda la vida aquí, pero siempre serás gringa para ellos”.

Ante este panorama no ha sido fácil seguir adelante y me han hecho falta muchas sesiones de curación de autoestima y muchas tarrinas de dulce de leche en los momentos de bajón.

Como digo, no me gustaría quitarle la ilusión a nadie, pero quisiera a toda costa evitar que algún compañero ilusionado se lleve un desengaño. Ir a un país donde no se conoce a nadie simplemente porque “hay posibilidades de futuro” a la larga no funciona, o puede funcionar tanto como trabajar en algo que no te gusta simplemente “porque el sueldo es bueno”. Hay muchas posibilidades ahí fuera y quién la sigue la consigue, hay que tener ganas, perseverancia y mucha, mucha paciencia. En nuestra profesión la tasa de noes por cada sí que recibimos es inmensa, pero hay muchísimas vías que se pueden explorar.

El otro día una profesora de interpretación de la uni me comentó: “El problema de los licenciados en TEI de hoy en día es que tenéis mucha prisa y con prisa las cosas no salen bien”. Aún estoy dándole vueltas a esa frase, quizás no actuar ahora nos cierre algunas puertas profesionales, pero dejar madurar la mente y aprender de los que saben más que nosotros y están cerca puede abrirnos muchísimas más. Al menos eso es lo que quisiera creer

Cómo controlar los nervios antes de un examen (válido para traductores y no traductores)

Esta es probablemente la entrada de blog menos creíble que vayáis a leer en vuestras vidas, puesto que se suponía que trataría de dar algunos consejillos para controlar los nervios antes de una gran prueba/examen y soy yo la primera que está histérica; pero como dicen por ahí: “Haced lo que digo y no lo que hago” y creo que algunos consejillos bienintencionados nos vendrán bien a todos.

Algunos seréis estudiantes y no tendréis que enfrentaros a vuestros próximos exámenes hasta dentro de algunos meses, otros, como yo, os enfrentaréis en los próximos días a la primera de las duras pruebas de la UE para traductores (no tan duras para quien ya lleve algunos meses estudiando, como evidentemente no es mi caso). Pero seas del grupo que seas una ayudita para calmar los nervios no te vendrá mal. Además, nada de lo que escriba es algo que no se haya dicho ya.

En los días previos a la prueba intenta beber mucha agua y controlar tu respiración cada cierto tiempo. Lo de la respiración parece una tontería, pero a menudo, cuando estamos sometidos a una gran presión, tendemos a retener más el aire en los pulmones, impidiendo con ello que el oxígeno llegue al cerebro y rindamos al 100%. Intenta parar como mínimo cada hora o dos horas para hacer 5 minutos de respiración profunda (preferiblemente abdominal).

Para los café-adictos es más que recomendable dejar el café aunque solo sea durante la semana previa. Algunos argumentarán que el café les mantiene despiertos y que no pueden dejarlo, pero debéis tener en cuenta que con los nervios se segrega mucha cantidad de adrenalina que nos mantiene en tensión. Si a ello se le añade el componente cafeína en grandes cantidades estaremos creando una bomba.

Para los que necesiten más siempre se puede recurrir a las infusiones. Yo que soy especialmente nerviosa, aún en épocas en las que debería estar relajada, ya he arrasado con las cajas de tila que he encontrado por el supermercado. La tila y la valeriana son eficaces y hasta ahora no conozco a nadie que haya muerto de sobredosis, por lo que puedes beber tanta como quieras. Lo recomendable son tres tazas por día y siempre antes de las comidas (si tienes problemas de insomnio la de antes de dormir es prácticamente obligatoria).

Si estás pensando en tomar tranquilizantes químicos, de entrada te digo que no. NO, NEIN, NON, NIET. Por tu propio bien. Ya me ha llegado la tercera noticia de estudiante destacable que arruina su examen de interpretación por haber tomado valium o similiar antes de la prueba y solo consiguió balbucir algunas frases. Hay muchos medicamentos (incluyendo los betabloqueantes) y los venden bajo múltiples formas y con diferentes propiedades y todos ayudan a calmar los nervios “sin mermar nuestra capacidad de reacción”, pero esto, por desgracia, no es verdad y casi con seguridad nos pasará factura.

Haz terapia familiar: charlar con amigos/familia, risoterapia… Toda interacción social ayuda en cierta medida a relajarse y reírse ayuda sobremanera a liberar tensión. Intenta rodearte de gente con la que te sientas cómoda y explícales cómo te sientes, para evitar que se saquen temas de conversación que puedan estresarte aún más.

Por último intenta no acostarte demasiado tarde, la mente necesita descansar para estar fresca al día siguiente para continuar estudiando/repasando y esto es especialmente importante la noche antes del examen.

A los que estéis en mi situación os deseo mucha suerte y muchísimo ánimo. Yo estaré en la sede de Madrid, el próximo viernes, en el turno de las 10 de la mañana. Si alguien quiere acercarse y saludarme o cualquier otra cosa que se le ocurra podrá encontrarme por allí.

 

Abreviaturas y siglas en inglés

Hola a todos:

Bicheando por internet he encontrado un archivo en .pdf con un montón de siglas y abreviaturas en inglés y después de echarle un vistazo rápido no he podido resistirme a compartirlo.

Creo que os resultará interesante.

Ahora que ya le voy pillando el truco al blog he conseguido cargarlo en el widget de box.net para que con un solo click podais descargarlo.

Espero que os sea útil

Diversificarse o morir

Ayer fui a supervisar el examen final del curso de francés del que soy tutora y aunque tengo que reconocer que me siento bastante aliviada (tantas redacciones por corregir empezaban a estresarme) no pude evitar sentir un ligero desasosiego. Y es que, con el fin del curso, se acaba mi principal actividad económica después de la traducción y la interpretación (aunque muchos meses ha sido mi actividad principal a secas).

Mucho se ha hablado sobre la flexibilidad del traductor y sobre la necesidad de diversificar nuestras actividades, pero en cualquier caso es un tema que nunca está de más sacar a colación, puesto que sin la diversificación de nuestras actividades estaríamos condenados a la extinción como gremio.

Yo siempre he sido muy reacia a buscar actividades complementarias que me supongan gran inversión de tiempo, porque hay muchas actividades a las que no me gustaría tener que renunciar (mis prácticas de consecutiva de los jueves, mis clases de capoeira…), pero creo que se puede llegar a encontrar el equilibrio y además, de todo se puede aprender.

Hace poco un ex-compañero me habló de una empresa para la que trabajaba a tiempo parcial evaluando páginas web y por primera vez me di un autoempujón y dije: ¿por qué no?. La verdad es que ahora no podría alegrarme más de haber tomado esa decisión. Al ser a tiempo parcial todavía puedo practicar mis consecutivas los jueves y puedo ir a mis clases de capoeira, es cierto que no es el trabajo de mi vida, pero no puedo negar que no he aprendido: gracias a la evaluación de webs ya tengo decididos mis destinos vacacionales para los próximos 5 años y si me dais unos meses más hasta podré recomendaros buenos hoteles y restaurantes en las zonas que os interesen.

Es cierto que tuve mis dudas, pues tuve que invertir tiempo en preparar mi curriculum, pasar las pruebas teóricas y prácticas y hacer mil tutoriales hasta que empecé a medio pillarle el truco. Ha habido días en los que he pensado que era todo una pérdida de tiempo, ya que disponía de menos tiempo para buscar trabajo “de lo mío”. Pero una vez pasado el esfuerzo inicial puedo gestionarme el tiempo como quiera y seguir buscando trabajo de traducción e interpretación en los ratos libres.

Si eres un poco como yo y te sientes reacio a buscar fuera del campo de la traducción y la interpretación piensa en las ventajas que una actividad adicional pueda traerte. Hazte una lista con los pros y los contras (ingresos adicionales vs falta de tiempo para otras cosas), incluye en la lista todos los aspectos que te gustaría encontrar o desarrollar en una nueva actividad y aquellas cosas a las que no estás dispuesto a renunciar por amarrarte a otro trabajo, ten en cuenta el volumen de trabajo que sueles tener o que prevés que vayas a tener (evidentemente si tu cliente principal te da trabajo hasta para sobrevivir en los peores meses tal vez no te compense buscar otra cosa simplemente por probar). Y sobre todo, no tengas miedo al cambio; hoy en día hay muchísimas actividades interesantísimas en las que buscan perfiles como los nuestros y para los que nos gusta descubrir y aprender cosas nuevas ampliar nuestro radio de acción a otros sectores solo puede significar experiencias positivas.

La UAB organiza el II Congreso Internacional sobre la traducción y accesibilidad en videojuegos y mundos virtuales

Debido al éxito de la primera edición, la Universitat Autònoma de Barcelona celebrará los días 22 y 23 de marzo el II Congreso Internacional sobre la Traducción y Accesibilidad en Videojuegos y Mundos Virtuales, que tendrá lugar en la Facultad de Traducción e Interpretación.

El congreso está organizado por el Grup de Recerca Transmedia Catalonia y el Centre de Accesibilitat i Intel·ligència Ambiental de Catalunya (CAIAC) y contará con la presencia de profesionales y profesores especializados en esta disciplina.

Los que estéis interesados podreis consultar el programa y todas las informaciones relativas al evento en la página web de las jornadas.

Glosario manufactura-ventas

Como prometí aquí está el miniglosario con algunos de los términos que me dieron más trabajo. No quería que apareciera aquí publicado en la página de inicio, pero soy demasiado inútil para conseguir crearle una sección exclusiva.

Espero que os sirva.

Glosario_manufactura-ventas